jueves, 4 de mayo de 2017

DISCO DE LA SEMANA: WATERMELON SLIM, GOLDEN BOY

Pocos bluesmen contemporáneos me trasmiten tanta autenticidad como Mr Bill Homans, alias Watermelon Slim. Desde que en el 2007 cayó en mis manos el imprescindible The Wheel Man no he dejado de seguir una carrera a la que pocas pegas se le puede poner, más aún después de haber disfrutado de su directo arrollador. Aquí está de nuevo, y como siempre me vuelve a sorprender. Después de adentrarse de manera notable en el sonido mas cow-blues con su anterior disco, retoma la senda del blues y se atreve con sonidos enraizados en folk irlandés, creando auténticos himnos tabernarios a los que da la solemnidad más profunda del góspel negro. Es pasmosa la habilidad con la que se adentra en el blues más raw del Mississippi, pocos músicos contemporáneos consigue que se me erice el bello a los pocos compases de esa revisión que hace You're gonna need somebody on your bond de Blind Willie Johnson. Y lo mismo para esos temas que maneja con un nivel de dramatismo acojonante como "Mean Streets" dedicado a indigentes y desahuciados. Es un blues labrado en los 70's y de ahí arrastra la desilusión, el "dream is over" y la derrota del sueño americano, eso es lo que hay en temas como "Dark Genius" o "Winners of us all".
 
 

Seguidores